Written by Juliano Hojah da Silva

 

 

Cacao Pod/Photo by Art Donnelly

La agricultura en el mundo se ha estado utilizando el suelo en una forma no muy sostenible. Los suelos se están agotando a una velocidad que la naturaleza no logra a recomponer.  La utilizacion de carbón como un abono orgánico en el suelo surge de los sistemas indigenas que se han encontrado en varias partes del mundo pero principlamente en la Amazonía, Terra Preta de Indio, donde los humanos precolombianos agregaron carbón al suelo para mejorar la calidad de suelo, incluyendo los componentes fisicas, biologicas y quimicas.  Ya hay varios estudios que se han destacado las calidades del biocarbon, la quema de residuos de biomasa y su agregacion al suelo, incluyendo mejoras en su pH y acidez, mejor estructura del suelo y aumento en micro-organismos.

En diciembre de 2011, Juliano Hojah da Silva, un estudiante brasileño de la Maestria de Agroforesteria Tropical de CATIE (Centro Agronómico Tropical de Investigacion e Ensenanza), inició un estudio para probar los efectos del biocarbón sobre la calidad de suelos y en la productividad de cacao en sistemas agroforestales organicos en la Reserva Indigena Bribri, ubicado en la region de Talamanca en Costa Rica.  “Los supuestos de la investigación son que el biocarbón va mejorar las calidades físico, química y biológica de los suelos y así mejorará la productividad y la resistencia a enfermedades en plantas de cacao”, dijo Hojah da Silva.  El experimento está basado en utilizar insumos propios de la finca para poder reducir la necesidad de comprar fertilizantes de afuera.  Hojah da Silva está utilizando gallinaza de las propias fincas y biocarbón hecho por residuos de biomasa de la zona.  El ensayo incluye tratamientos sin nada, biocarbon solo, gallinaza sola, y una combinacion de gallinaza con biocarbon. Se está aplicando el biocarbon en un radio alrededor de los árboles de cacao, mezclando el biocarbon en el suelo para que haya contacto con las raices y reducir la erosion de las particulas cuando llueve.

Juliano and local farmer discussing biochar application/Photo Credit Art Donnelly